THIS BLOG is NOW RETIRED

I began this blog in May 2009 following the death of Marcia Powell at Perryville State Prison in Goodyear, Arizona. It is not intended to prescribe the path that leads to freedom from the prison industrial complex.

Rather, these are just my observations in arguably the most racist, fascist, militaristic state in the nation at a critical time in history for a number of intersecting liberation movements. From Indigenous resistance to genocidal practices, to the fight over laws like SB1070 and the ban on Ethnic Studies, Arizona is at the center of many battles for human rights, and thus the struggle for prison abolition as well - for none are free until all are. I retired the blog in APRIL 2013.

Visit me now at Arizona Prison Watch or Survivors of Prison Violence-AZ

David Rovics: We Are Everywhere

To my fellow activists now struggling through life - let this be a reminder that you are not alone and that we desperately need you here. All the injustice, grief, war, and human suffering calls for us to stay and do everything we can about it - you can't help us anymore when you're gone. Don't give up the fight - your last shred of hope may just keep someone else alive, too.
BLOG POSTS

Saturday, August 14, 2010

Decimas para Marilyn Buck: Carlos Quiles.

Thanks to Freedom Archives for putting this out where we can find it.

-----------------------

En Memoria Marilyn Buck
Emacs!

Sentada al frente Marilyn Buck, detras las hermanas Lucy y Alicia Rodríguez

Ida Luz Rodríguez
Especial para CLARIDAD

Se nos ha ido nuestra hermana y compañera Marilyn Buck. Pasó a otra vida el 3 de agosto rodeada por el profundo amor de amigas y amigos quienes dieron testimonio que Marilyn enfrentó la muerte de la misma manera que vivió la vida, con amor y valor.


En 1985, Marilyn, fue sentenciada a 80 años de cárcel por su incansable defensa del derecho a la dignidad y libertad de los seres humanos. Luchó contra la injusticia, el racismo y el colonialismo que tanto daño le ha hecho a la humanidad y la naturaleza. Durante sus 25 años en cárceles del gobierno de los Estados Unidos logró engendrar solidaridad, amor y respeto internacional.


Al final de 2009, Marilyn fue diagnosticada con un sarcoma uterino, un cáncer poco común y muy agresivo. El 15 de julio de 2010, fue excarcelada del centro médico carcelario en Carswell, Texas y vivía en Brooklyn, Nueva York en la casa de su entrañable amiga y abogada Soffiyah Elijah. El ser que fue Marilyn caló profundamente en mi corazón y en el de mi hermana Alicia. Nosotras como prisioneras políticas compartimos momentos muy importantes con la compañera. Su humanidad y brillantez nos sirvió como una luz.


Alicia y yo pensando en Marilyn nos acordamos de un domingo, 5 de septiembre de 1999 en la cárcel en Dublin, California cuando todavía estábamos dialogando y reflexionando sobre si aceptar o no la oferta del Presidente Clinton. Esa mañana nosotras nos encontrábamos frente al televisor mirando el programa Meet the Press con un moderador y tres invitados. Uno de los panelistas fue el congresista puertorriqueño Luis Gutiérrez quien bravamente enfrentó la cólera y el racismo de los otros panelistas enfurecidos con la oferta del Presidente Clinton. Ya habían pasado casi tres semanas de una gigante ola de represión y racismo desatada por gran parte de los medios noticiosos y represivos que buscaban las formas de impedir nuestra salida de la cárcel.


Como puertorriqueño Luis Gutiérrez sintió el impacto racista y peligroso de las palabras de los panelistas, miró fijamente la cámara, y dijo “que salgan ya”. Nosotras entendimos que se dirigía a nosotros los prisioneros políticos. Marilyn, Alicia y yo entendimos que había fuerzas poderosas que buscaban mantenernos encarcelados costara lo que costara y que la salida nuestra de la cárcel sería una victoria para la nación boricua. Nos acordamos que Marilyn nos miró y nos dijo ustedes no pueden negar la oferta. Tienen que salir ahora. Esas palabras nos tocaron el corazón porque sabíamos que ella se iba a quedar encarcelada.


De nuevo pensando en Marilyn nos acordamos del 10 de septiembre, día de nuestra salida de la cárcel. Alrededor del medio día nos despedíamos de las compañeras de prisión cuando oí un profundo llanto. Pregunté quién lloraba y las mujeres me dijeron es tu hermana Alicia. Había muchas mujeres dándonos la despedida así que no podía verla. Luego Alicia me dijo que el llanto fue producto de una profunda indignación que sintió porque no salían todos los presos políticos particularmente Carlos Alberto Torres, Oscar López Rivera y Haydée Beltrán. Mi hermana sintió un estado de paralización del cual se percató Marilyn y fue ella la que agarró a Alicia y la movió hacia la puerta y afuera la llevó hasta el lugar donde nos procesaron antes de salir de la cárcel. Para Alicia, Marilyn fue su puente hacia la puerta de salida de la prisión. Ésa fue Marilyn Buck. Tuvo un corazón noble y muy bravo.


El testimonio del compañero Carlos Quiles surge de su encuentro con Marilyn a través de la poesía, llamadas telefónicas y cartas.

Décimas para Marilyn Buck

Compañera, para ti
una décima criolla,
la más genuina, que apoya
lo más genuino de aquí.
Del terruño el frenesí
en humilde convivencia,
del campo la luz, la esencia,
los olores mañaneros
y los nocturnos luceros
testigos de tu conciencia.

Es que te siento tan nuestra,
tan nacional, tan cercana,
tan genuina, tan hermana,
del isleño amor la muestra.
El sentir patrio demuestra
lo que tú me has demostrado,
tú eres surco que el arado
ha abierto de libertad,
tú estás en mi vecindad,
tú eres boricua a mi lado.

Yo no quisiera llorar
pero tengo atragantado
tu sentimiento que ha dado
tanto, tanto por amar.
Yo no quisiera mirar
con mis ojos lagrimosos
esos tuyos tan hermosos
más no puedo contener
la rabia ni el llanto al ver
lo que te causó el acoso.

Con los brazos de esta tierra,
Marilyn, quiero abrazarte,
compañera, y quiero darte
todo el amor que ella encierra.
Tú eres patria, nuestra, guerra
por nuestra liberación
ajena a nuestra nación
ante los ojos del mundo,
presente en cada segundo
de nuestra revolución.

Tú eres la décima mía,
la de Llorens y Virgilio,
eres extranjero idilio,
tú eres cercana alegría.
La octosilábica via
para cantar nuestra historia,
tú eres lucha, eres memoria,
eres canto libertario,
eres fusil necesario
para llenarnos de gloria.

Marilyn Buck, compañera,
reconozco tu presencia,
tu lucha y tu consistencia
y tu entrega siempre fiera.
Esa voluntad sincera
que se acercó a mi nación
fue un acto de devoción
y de solidaridad
y apoyo a la libertad
desde lejana prisión.

Maravillosa mujer,
que mi patria te conozca
y que en tu ser reconozca
lo valioso del poder.
El poder de poder ser
en valor y sacrificio
chispa y fulgor, el indicio
que siempre estará presente
en las manos de la gente
para ser del fuego inicio.

Una décima sencilla,
una décima de amor,
una décima cual flor
que representa a mi Antilla.
Para tí, la maravilla
de mujer universal,
para tí ese cideral
espacio de gloria eterna
en la décima más tierna
de nuestro espacio vital.

5 de agosto de 2010





Freedom Archives
522 Valencia Street
San Francisco, CA 94110

415 863-9977

www.Freedomarchives.org


Questions and comments may be sent to claude@freedomarchives.org

No comments:

Post a Comment